Cuando hace frío las ganas de orinar aumєntan y te єxplicamos por qué

0
206

¿𝙷𝚊𝚜 𝚗𝚘𝚝𝚊𝚍𝚘 𝚚𝚞𝚎 𝚌𝚞𝚊𝚗𝚍𝚘 𝚕𝚊 𝚝𝚎𝚖𝚙𝚎𝚛𝚊𝚝𝚞𝚛𝚊 𝚍𝚒𝚜𝚖𝚒𝚗𝚞𝚢𝚎, 𝚕𝚊𝚜 𝚐𝚊𝚗𝚊𝚜 𝚍𝚎 𝚘𝚛𝚒𝚗𝚊𝚛 𝚊𝚞𝚖𝚎𝚗𝚝𝚊𝚗? 𝙱𝚞𝚎𝚗𝚘, 𝚎𝚜𝚘 𝚗𝚘 𝚎𝚜 𝚕𝚘𝚌𝚞𝚛𝚊 𝚝𝚞𝚢𝚊 𝚗𝚒 𝚝𝚊𝚖𝚙𝚘𝚌𝚘 𝚊𝚕𝚐𝚘 𝚙𝚜𝚒𝚌𝚘𝚕ó𝚐𝚒𝚌𝚘, 𝚜𝚎 𝚝𝚛𝚊𝚝𝚊 𝚍𝚎 𝚊𝚕𝚐𝚘 𝚋𝚊𝚜𝚝𝚊𝚗𝚝𝚎 𝚗𝚘𝚛𝚖𝚊𝚕 𝚚𝚞𝚎 𝚕𝚎 𝚙𝚊𝚜𝚊 𝚊 𝚝𝚘𝚍𝚘𝚜, 𝚙𝚞𝚎𝚜 𝚜𝚞 𝚎𝚡𝚙𝚕𝚒𝚌𝚊𝚌𝚒ó𝚗 𝚎𝚜 𝚖á𝚜 𝚋𝚒𝚎𝚗 𝚏𝚒𝚜𝚒𝚘𝚕ó𝚐𝚒𝚌𝚊.

𝙶𝚎𝚗𝚒𝚊𝚕.𝚐𝚞𝚛𝚞 𝚜𝚎 𝚍𝚒𝚘 𝚊 𝚕𝚊 𝚝𝚊𝚛𝚎𝚊 𝚍𝚎 𝚒𝚗𝚟𝚎𝚜𝚝𝚒𝚐𝚊𝚛 𝚙𝚘𝚛 𝚚𝚞é 𝚜𝚞𝚌𝚎𝚍𝚎 𝚎𝚜𝚝𝚘 (𝚚𝚞𝚎 𝚊 𝚟𝚎𝚌𝚎𝚜 𝚎𝚜 𝚝𝚊𝚗 𝚒𝚗𝚌ó𝚖𝚘𝚍𝚘) 𝚢 𝚝𝚎 𝚕𝚘 𝚚𝚞𝚎𝚛𝚎𝚖𝚘𝚜 𝚌𝚘𝚖𝚙𝚊𝚛𝚝𝚒𝚛.

El cuerpo y el agua

Cuando hace frío las ganas de orinar aumentan y te explicamos por qué
© Freepik

Para empezar a entender este fenómeno fisiológico, lo primero que hay que comprender es que el cuerpo tiene dos formas principales de eliminar el exceso de líquido:

  • Por el sudor: Diariamente el cuerpo humano desempeña diversas funciones que le demandan energía que produce calor. Además, un clima cálido y realizar ejercicio físico aumentará la temperatura del cuerpo, por lo que la sudoración funciona como un sistema de enfriamiento.
  • Por la orina: El agua que ingerimos es absorbida por el sistema digestivo y pasa a la sangre, de donde el exceso de agua es capturado por los riñones y llevado a la vejiga para ser eliminado en forma de orina.

La conclusión más sencilla que podríamos obtener de esto es que cuando hace frío sudamos menos. Así que, si no hay sudor, la única forma que tiene el cuerpo para expulsar el agua es orinando. Aunque esto es cierto, la explicación es un poco más complicada que eso y se debe a la llamada diuresis inducida por frío.

¿Qué es la diuresis por frío?

Cuando hace frío las ganas de orinar aumentan y te explicamos por qué
© jcomp / Freepik

Se trata de la aparición de una mayor producción de orina por exposición al frío. Tal vez hayas notado que cuando hace calor tu cuerpo luce más hinchado, eso se debe a una retención de líquidos, durante el invierno ocurre lo contrario, el cuerpo está contraído y no suele retener líquidos.

Mientras la temperatura baja, la dilatación de nuestro cuerpo también disminuye, se contrae y retiene menos líquidos, por eso generamos más orina. El cuerpo reacciona al frío para protegerse, envía una mayor cantidad de sangre hacia el núcleo del cuerpo donde están los órganos y disminuye el flujo hacia las extremidades.

Cuando hace frío las ganas de orinar aumentan y te explicamos por qué
© Immortal shots / Pexels, © Svyatoslav / Pixabay

Lo anterior hace que los vasos sanguíneos se contraigan y aumente la presión (misma cantidad de sangre en un espacio más pequeño) que es percibida por los riñones, mismos que ahora tendrán la misión de liberar esa presión arterial al eliminar los líquidos que no son necesarios y acaban convirtiéndose en orina.

De hecho, la diuresis por frío es bastante común en actividades bajo el agua como el buceo, ya que además de enfrentar la baja temperatura, los buzos sufren un cambio de presión en el ambiente debido a la profundidad.

¿Cuándo es momento de preocuparse?

Debido a que hay muchos factores que intervienen en la cantidad de veces que se orina en un día, tales como la alimentación, actividad física o líquidos ingeridos, no es posible determinar un número exacto, pero se estima un promedio de 6 o 7 veces al día y una vez en la noche. Si has detectado que vas al baño muchas más veces arriba que el promedio, sobre todo de noche, deberías consultar a tu médico para descartar algún problema de salud.

Además, existe algo llamado micción urgente que se caracteriza por unas ganas indemorables de orinar, causando molestias en la vejiga, esto puede deberse a una infección en el tracto urinario, uretra infectada o inflamada, problemas de nervios o incluso al consumo de cafeína.

Si además de ir al baño con demasiada frecuencia, presentas otros síntomas como dificultad o dolor al orinar, pérdida de control de la vejiga o un cambio de color al usual, considera asistir a una consulta médica.

En el caso de los niños, también hay que poner atención a la cantidad de veces que orinan al día. Aunque en niños pequeños puede ser normal mojar la cama algunas veces, hacerlo a diario o volverlo a hacer después de un periodo largo sin tener accidentes, puede ser una señal de problemas en la vejiga o un desarrollo físico más lento de lo normal.

Como ves, el aumento de ganas de orinar cuando hace frío no está en tu imaginación, ¿tienes alguna experiencia en la que las ganas de orinar te hayan causado un momento incómodo? Cuéntanos en los comentarios.