Por qué tus gatos son adictos a cajas y espacios pequeños

0
120
Por qué tus gatos son adictos a cajas y espacios pequeños

Si alguna vez le has comprado a tu gato una elegante cama para felinos o una costosa torre gatuna, probablemente hayas encontrado a tu peludo amigo relajándose en la caja de Amazon en la que venían. Los gatitos simplemente no parecen resistirse a meterse en lugares estrechos o en cajas, tanto que existe el meme “If I fits, I sits” (“Si quepo, me siento”). De hecho, expertos han encontrado algunas posibles razones por las que nuestros mininos simplemente adoran estos pequeños rincones.

En webnhanh.us, sentimos curiosidad por conocer las razones detrás del comportamiento extraño (¡pero adorable!) de nuestros amigos felinos, y estamos seguros de que tú también.

Evitan el frío del suelo

La temperatura más cómoda para los gatos domésticos es de 30 °C a 37 °C, que es aproximadamente 20 grados más alta que la de un humano. En este rango, no tendrán que generar calor adicional para mantenerse calientes. Estar en un espacio pequeño les ayuda a preservar el calor de su cuerpo, especialmente en lugares que son buenos para contener el calor, como cajas de cartón.

Dado que la mayoría de las casas se mantienen en alrededor de 23 °C, que es mucho más bajo que su temperatura agradable, el piso podría estar demasiado frío para los gatos. No es de extrañar que prefieran tumbarse bajo el sol ardiente a acostarse en el suelo dentro de la casa.

La caja es un escondite seguro

En un espacio reducido, los gatos se sienten más seguros, comentó Nicholas Dodman, profesor que se especializa en estudios con animales. Esto se debe a que es más silencioso y no es tan peligroso como un espacio abierto más amplio. Se puede decir que elegir estar en una caja estrecha es la forma en que un gato controla el entorno en el que se encuentra.

Pueden desarrollar una extraña sensación de seguridad con cuadrados hechos con cinta adhesiva o círculos extendidos. Pero estas figuras no son tan buenas como los recipientes estrechos reales como, por ejemplo, las cajas de zapatos.

Los lugares pequeños pero altos les dan una buena vista

Sentarse en un pequeño espacio en la pared, en la esquina de un estante o incluso en la parte superior de una puerta estrecha puede parecer incómodo y hacerlos propensos a caerse, pero estos lugares realmente permiten que los gatos observen las cosas a su alrededor sin ser vistos. Si tienen un objetivo a la vista, podrían atacar cuando su presa menos lo espere. También les ayuda a permanecer más alerta si hay depredadores cerca.

Estar en un espacio pequeño los calma

Un estudio encontró que las cajas realmente ayudan a los gatos a reducir sus niveles de estrés. Los gatos adoptados de un refugio de animales que recibieron cajas se adaptaron mucho mejor a su nuevo entorno que los que no. Con las cajas, sus niveles de estrés se redujeron en solo tres días, en comparación con las tres semanas que les tomó a aquellos que no las recibieron.

Se siente como un abrazo

Los espacios reducidos ejercen una cierta presión alrededor de sus cuerpos que puede ser gratificante, afirma la Dra. Karen van Haaften. Nicholas Dodman parece estar de acuerdo con esto, diciendo que, como están acostumbrados a acurrucarse con sus madres, los gatos encuentran consuelo al tener un contacto cercano con el interior de las cajas pequeñas. Él cree que esto les ayuda a liberar endorfinas, que causa un sentimiento de placer y reduce el estrés.

A veces solo quieren dormir sin ser molestados

Los gatitos pueden dormir 18 horas al día, según dijo el zoólogo Luis Villazon. Entonces, para entregarse a su hermoso sueño, buscan lugares donde la gente probablemente no los encuentre. De esta forma evitan que otras mascotas los molesten y se liberan de la atención no deseada de los humanos.

Podrían estar escondiéndose de sus problemas, literalmente

Según el libro The Domestic Cat: The Biology of Its Behavior (“El gato doméstico: La biología de su comportamiento”), los gatos son tan terribles para resolver problemas que prefieren evitarlos por completo. Al estar en espacios diminutos en los que solo cabe un gato, consiguen esconderse solos y no tener que afrontar sus problemas.

Ellos son naturalmente curiosos

Los gatos son, en cierto modo, como los niños. Sienten curiosidad por las cosas nuevas y les gusta explorar, dijo la Dra. Karen van Haaften. Las cajas y las cosas nuevas pueden parecer misteriosas y, por lo tanto, lo suficientemente atractivas como para que quieran entrar.

¿Estás de acuerdo con la opinión de los expertos sobre esta tema? ¡Comparte con nosotros fotos de tus gatos en pequeños espacios y cajas!